Colmenas a punto durante todo el año: el calendario apícola

Miel Reina Kilama

Colmenas a punto durante todo el año: el calendario apícola

Los trabajos en el colmenar se organizan en función de las temperaturas, ya que son las que regulan la floración de las plantas. Por eso, las tareas pueden variar ligeramente en el tiempo dependiendo del clima.

El calendario apícola marca cada uno de los trabajos de apicultura que se realizan en cada estación del año. ¡Te las contamos a continuación!

EN ESTE POST DE REINA KILAMA…

Invierno

Durante el invierno debemos revisar que todo está en orden para garantizar el bienestar de la colmena. Si el colmenar se encuentra en una zona en la que hace mucho frío, podemos colocar alzas para separar las colmenas del suelo y, así, evitar que la humedad penetre hasta los panales. También debemos colocarlas en lugares donde estén resguardadas del viento y las precipitaciones.

Por otro lado, nos vamos a asegurar de que el material que utilizaremos en la primavera está bien almacenado, para evitar que pueda dañarse y ponerlo a punto para tenerlo listo cuando las abejas empiecen a trabajar.

Y lo más importante, no podemos descuidar la alimentación de las abejas. Cuando las temperaturas son más cálidas y las abejas vuelan, se puede realizar un control minucioso para ver si tienen comida suficiente. Si fuera necesario, se pueden ir retirando los cuadros que están vacíos e ir agregando cuadros de otras colmenas que tengan suficiente alimento o algún suplemento.

A finales de invierno, nos encargaremos de limpiar la colonia y vigilar que se mantenga fuerte y con energía para comenzar la primavera.

Primavera

El clima es impredecible y debemos tener cuidado con las falsas primaveras. Si los días comienzan a ser calurosos, la colonia sale y crece. Pero si vuelven los días de frío y lluvia, la colonia volverá al interior de la colmena en busca de calor y alimento, lo que provocará escasez y corremos el riesgo de que muchas mueran de hambre.

En primavera es muy importante revisar el estado de las reservas de cada colmena y añadir suplemento en aquellas que pudieran necesitarlo. En general, debemos ir preparando el conjunto del colmenar para acoger una gran población cuando llegue el momento.

Cuando las temperaturas sobrepasan los 18 grados, colocaremos nuevos cuadros de cera en las colmenas y nos pondremos manos a la obra con las siguientes tareas:

  • Revisión de colmenas para evitar colmenas zanganeras.
  • Ventilar la colmena, eliminar esporas de hongos que aparecen por la humedad y aumento de la apertura de la piquera.
  • Poner cera nueva y cambiar cuadros viejos de la cámara de cría.
  • Vigilar las reservas de miel y polen.
  • Tratar las enfermedades.
  • Controlar los espacios de agua cercanos a la colmena.
  • Identificar enjambres naturales.
  • Marcar o cambiar reinas.
  • Poner cazapolen para cosecharlo a diario.
  • Mantener equilibradas las colmenas.

 

Al final de primavera vamos a controlar enjambrazones, limpiar el colmenar y comenzaremos a cosechar las mieles de esta temporada, en el caso de la miel de Reina Kilama, recolectaremos miel de eucalipto y miel de brezo.

Verano

En verano las temperaturas se elevan y la floración comienza a escasear. Es muy importante mantener las colmenas cerca de espacios donde puedan hidratarse y donde haya sombra. Debemos asegurarnos de que la colmena está bien ventilada, ya que el interior puede parecer un auténtico horno.

Es una época en la que debemos estar alerta con los depredadores, los abejorros y las avispas comienzan a merodear en busca de alimento.

También es muy importante controlar el estado sanitario. Y, por supuesto, recolectaremos las mieles de esta estación, en el caso de la miel de Reina Kilama, serán recolectadas miel de cantueso, miel de flores y miel de naranjo.

Otoño

Llegado el otoño, la última estación para terminar el ciclo, revisaremos la calidad de las reinas y controlaremos que la colmena tenga un nivel adecuado de reservas y un buen estado sanitario. En esta época aprovecharemos para recoger las últimas mieles, en el caso de las mieles de Reina Kilama, la miel de encina es la última en ser recolectada.

 

Como ves, la adecuada alimentación de la colmena y la revisión de su estado de salud durante todo el año es la clave para que la colonia se desarrolle bien y llegue fuerte y saludable para la nueva temporada de recolección de miel y polen.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE…