La composición natural de la miel pura

Composición natural de la miel

La composición natural de la miel pura

España, con su rica diversidad geográfica y floral, es un verdadero paraíso para la producción de miel. Este elixir dorado alberga una composición única y beneficios para la salud que varían según su origen: la ubicación, el tipo de flores a partir de las cuales se recolectó el néctar, las técnicas de procesamiento y otros factores ambientales, cada tipo de miel cuenta una historia única.

La variabilidad en la composición natural de la miel pura es lo que da lugar a las diferentes texturas, colores y sabores que encontramos en las diversas variedades de miel producidas.

EN ESTE POST DE REINA KILAMA…

  • Componentes esenciales de la miel

Componentes esenciales de la miel

La miel pura está compuesta principalmente por hidratos de carbono como la fructosa (38%) y glucosa (31%), así como de otros azúcares como Maltosa, sacarosa. Además, contiene alrededor de un 18% de agua. Este perfil es característico de la miel pura y contribuye a sus propiedades únicas, incluido su sabor dulce, su viscosidad y su capacidad para resistir la descomposición debido a su bajo contenido de agua. Además de estos componentes principales, la miel también puede contener una variedad de compuestos como enzimas, vitaminas, minerales, antioxidantes y compuestos fenólicos, que le otorgan a la miel pura sus beneficios nutricionales y propiedades saludables.

Azúcares naturales:

La miel es principalmente una mezcla de glucosa y fructosa, proporcionando su característico sabor dulce. Estos azúcares naturales son esenciales para para proporcionar energía y son asimilados fácilmente por el cuerpo.

 

Agua:

La cantidad de agua en la miel afecta su textura y viscosidad. El nivel óptimo de humedad de la miel se encuentra alrededor del 18% de humedad, lo que contribuye a su larga vida útil y a su resistencia natural a la proliferación de bacterias.

Enzimas:

Durante el proceso de recolección del néctar por las abejas, agregan enzimas que ayudan a disolver el néctar en glucosa y fructosa y contribuyen a la fermentación. Estas enzimas no solo afectan a la textura y la viscosidad de la miel, sino que también mejoran su valor nutricional.

Oligoelementos:

La miel puede contener pequeñas cantidades de oligoelementos, como hierro, zinc, cobre, manganeso y otros minerales. Estos oligoelementos pueden variar según la zona y la flora circundante, contribuyendo así a la singularidad de las mieles producidas en diferentes lugares.

Granos de polen en suspensión:

Los granos de polen se quedan impregados en el cuerpo de las abejas al recolectar el néctar. El análisis de polen es una herramienta que nos permite determinar la procedencia floral de la miel. De manera que si una miel presenta un mayor porcentaje de polen de una flor específica, se deduce que ha recolectado una proporción más significativa de néctar de esa misma flor. Por ende, se proporciona la base para afirmar que la miel proviene de una flor particular cuando supera un porcentaje establecido de polen.

Cuando la variedad de polen es amplia, clasificamos las mieles como «multiflorales». Esto indica que no hay una presencia de polen dominante o que los porcentajes de polen son elevados en diversas especies.

Minerales y vitaminas:

La miel contiene pequeñas cantidades de minerales como calcio, hierro, magnesio y vitaminas del complejo B, vitamina C y otros compuestos vitamínicos. Aunque no son presentes en grandes cantidades, estos nutrientes añaden un valor adicional a la miel.

Compuestos antioxidantes:

Los antioxidantes, como los flavonoides y fenoles, son abundantes en la miel. Estos compuestos pueden ayudar a combatir el estrés oxidativo en el cuerpo y tienen propiedades antiinflamatorias.

Ácidos orgánicos:

La miel contiene varios ácidos orgánicos, como ácido acético, ácido cítrico y ácido málico, entre otros. Estos ácidos contribuyen al sabor característico de la miel y tienen propiedades antioxidantes.

Aminoácidos:

La miel contiene trazas de aminoácidos como triptófano, arginina y tirosina, entre otros, los bloques de construcción de las proteínas.

 

Otros componentes:

Otros componentes, como alcoholes, ésteres, pigmentos y sustancias aromáticas, contribuyen a la complejidad sensorial que caracteriza a la miel pura, dotándola de sus variados sabores y aromas.

En nuestra tienda online, encontrarás una selección exquisita de mieles puras, cuidadosamente recolectadas para preservar sus propiedades naturales.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE…

  • El otoño es un momento perfecto para aprovechar los productos de la colmena y disfrutar de sus beneficios para la salud. La miel, el polen y el propóleo no solo son deliciosos, sino que también ofrecen una serie de propiedades que pueden ayudarte a mantenerte saludable y lleno de energía durante esta temporada. ...

  • La miel y el polen son dos productos naturales que provienen de las abejas y han sido valorados por su sabor dulce y beneficios para la salud durante siglos....