Miel: un alimento natural para fortalecer el sistema inmune

La miel fortalece el sistema inmune

Miel: un alimento natural para fortalecer el sistema inmune

La miel es un alimento muy apreciado desde la antigüedad por su sabor y su alto valor nutricional. Es una excelente fuente de energía, que también ha sido parte de la medicina tradicional.

La miel, con sus nutrientes naturales, ayuda a reforzar el sistema inmunológico y las defensas, ya que contribuye en la formación de anticuerpos y glóbulos rojos, entre sus muchos beneficios.

La miel incluye más de 100 compuestos diferentes muy beneficiosos para el organismo. Dependiendo del tipo de flor del que proceda el néctar con el que se hace la miel, puede incluir unas propiedades y nutrientes y otros. Entre los más reconocidos encontramos:

  • Vitaminas: A, B, B1, B2, B3, B5, C, D, K
  • Ácidos orgánicos como láctico, cítrico, fosfórico…
  • Nutrientes como el ácido fólico, fósforo, magnesio, hierro, yodo, zinc, calcio, silicio, enzimas, polifenoles, sodio, potasio, magnesio…

Cuando compramos miel industrial estamos comprando miel que ha sido refinada, a la que se le han añadido aditivos como agua y azúcar. 

Es cierto que la miel refinada puede tener una apariencia más bonita, pero al procesarla, la mayor parte de sus propiedades beneficiosas desaparecen y el resultado es el mismo que si estuviéramos comiendo azúcar únicamente.

La miel es de los pocos alimentos que se pueden comer recién recolectados, porque sus propios beneficios naturales son más potentes que cualquier aditivo que se pueda añadir para “mejorar” su composición.

  • Es un endulzante natural.
  • Es una fuente natural de hidratos de carbono.
  • Contiene enzimas que aportan proteínas al organismo.
  • Alivia los síntomas de la gripe y el resfriado como la tos y el dolor de garganta.
  • Alivia el malestar estomacal y los trastornos digestivos.
  • Aporta energía directa, lo que mejora el rendimiento físico y reduce la fatiga durante el entrenamiento.
  • Es un potente antiséptico y antimicrobiano, ya que contiene una cantidad muy baja de agua, lo que impide el crecimiento de microorganismos.
  • Es un calmante natural.
  • Ayuda a combatir el estreñimiento, ya que tiene efecto laxante.
  • Estimula el sistema inmunológico y la creación de defensas naturales. 
  • Tiene acción antiinflamatoria, curativa y cicatrizante sobre las heridas.
  • Reduce los síntomas de la alergia al polen.
  • Contiene propiedades sedantes, lo que mejora la calidad del sueño.

A simple vista todas las mieles pueden parecer iguales, pero lo cierto es que las propiedades y beneficios para la salud que puedes obtener consumiendo miel pura no son iguales en las mieles industriales. 

Las mieles crudas contienen enzimas que determinan la calidad y la frescura de la miel.

Para que la miel conserve todas sus propiedades naturales, en Reina Kilama extraemos la miel mediante centrifugado y la envasamos en frío para no influir en su composición natural.

Para saber si la miel que vas a comprar es pura, en lo primero que debes fijarte es en la etiqueta. Si la miel es 100% pura y 100% española así lo indicará en su etiquetado, ya que cuando la miel procede de un único país es obligatorio indicar su procedencia en la etiqueta. Por otro lado, la ley no obliga a poner el grado de pureza de la miel en el etiquetado, pero los que comercializamos miel en estado virgen, lo indicamos en nuestra etiqueta.

También existen algunos trucos para saber si la miel es pura.

Según un artículo publicado por la Fundación Española del Corazón, la miel es buena para todos. Manteniendo un consumo moderado, por cada 100 gramos de miel estamos consumiendo 300 calorías. Una cantidad recomendada para personas que por su actividad física o mental o por su edad necesitan ingerir dosis de energía suplementaria. 

También es un alimento indicado para incluir en dietas. Una cantidad inferior, aproximadamente de 10 gramos al día, es una alternativa saludable al azúcar.

Por otro lado, y con indicaciones médicas, también puede formar parte de la dieta diaria de personas diabéticas. Pero deben mantener el equilibrio entre la dosis de azúcar y la de insulina.

Pero, en realidad, la miel no es un alimento recomendado para cualquier edad. No se recomienda incluir en la alimentación de los bebés hasta los 18 meses. Aunque debe pasar estrictos controles antes de ser comercializada, al igual que ocurre en otros alimentos, pueden quedar microorganismos que el sistema digestivo de un bebé no puede digerir.

La miel aporta energía que nuestro organismo puede absorber fácilmente e influye de manera favorable en nuestras funciones vitales.

Tomar una porción de miel 100% pura cada día contribuye a fortalecer el sistema inmune y ayuda al cuerpo a combatir infecciones y otras enfermedades.

De las variedades de miel de Reina Kilama, te recomendamos la miel de eucalipto para fortalecer el sistema inmunológico por su elevado contenido en vitaminas A, B, C y D.

Pero la miel no hace milagros, por lo que para obtener mejores resultados debes seguir unas pautas para llevar una vida saludable:

  • Mantener una buena hidratación
  • Llevar una dieta equilibrada, en la que puedes incluir este alimento.
  • Practicar ejercicio regularmente
  • Estimular la actividad mental
  • Controlar las horas de descanso

El propóleo para fortalecer el sistema inmunológico

El propóleo tiene propiedades antisépticas, antibacterianas y fungicidas. Es un excelente antibiótico natural que contribuye a la cicatrización de la piel, regula el proceso digestivo, combate enfermedades respiratorias y fortalece el sistema inmunológico.

Para tomar la tintura de propóleo de Reina Kilama recomendamos tomar una pipeta (sólo una presión) de tintura madre de 1 a 4 veces al día. Puedes mezclarlo con una cucharadita de miel, colocarlas sobre un trozo de pan o una galleta o incluirla en infusiones.

Como puedes ver, incluir la miel en tu dieta diaria aporta al organismo grandes beneficios que pueden mejorar la actividad diaria. En Reina Kilama, todas nuestras mieles son envasadas en crudo después de pasar estrictos controles de garantía de calidad y trazabilidad.