Miel de origen español, garantía de calidad

Miel de origen español

Miel de origen español, garantía de calidad

En España, las abejas cuentan con una gran extensión de parajes naturales ricos en flora y fauna, por los viajan libremente y alejados de todo tipo de contaminación, para recoger el néctar y el polen de las flores que dará origen a productos apícolas de gran calidad.

Quizá por eso, España es uno de los países con mayor cultura apícola. Las colmenas son cuidadas por familias de apicultores, que van relevando el oficio generación tras generación.

España es uno de los países productores de miel mejor valorados en el mundo. Sin embargo, no es uno de los países en los que se consume más miel internamente. Quizá por eso, gran parte de la miel es exportada.

España es un país privilegiado en lo que a diversidad biológica se refiere. Cuenta con grandes extensiones de espacios naturales libres de contaminación: Parques Nacionales, Espacios Naturales Protegidos, zonas declaradas Reserva de la Biosfera, sierras, montañas, dehesas, prados.

Además, gracias a la diferencia climática que podemos encontrar en España, existen multitud de variedades vegetales. Los apicultores y las abejas recorren libremente la península ibérica recolectando néctar y polen de gran riqueza. El resultado de ello es nuestra miel española de gran calidad, que antes de ser envasada pasa estrictos controles de garantía de calidad y trazabilidad.

Durante los últimos años, ha crecido el interés por la miel, pero en muchas ocasiones, el consumidor no sabe qué tipo de miel está comprando.

El número de mieles importadas de otros países ha aumentado notablemente y esto hace que se comercialicen mieles mezcladas, que no son de origen español, a precios inferiores.

Siempre decimos que para conocer el origen de la miel, lo más recomendable es leer la etiqueta. Sin embargo, aunque es obligatorio poner el país de origen de la miel en la etiqueta, todavía, no es necesario poner el porcentaje de miel que procede de cada país.

Por lo que una miel que contenga un 1% de miel española, puede incluir en su etiqueta “miel de origen español” sin necesidad de poner el porcentaje. Pero siempre aparecerá acompañado de otro país, lo que puede darte una pista y ponerte alerta sobre el origen de la miel.

Por otro lado, la miel es uno de los alimentos más fáciles de adulterar. Mezclarla con azúcar es un método fácil y barato, que necesita complejos análisis para detectarlo.

Como hemos mencionado, para saber si la miel que estás comprando es de origen español debes fijarte en el etiquetado. Cuando la miel es realmente española podrás ver que en su etiquetado indica “miel de origen español”, “miel cosechada en España” o su Denominación de Origen Protegida.

Los productores de mieles puras, además indicamos claramente el nombre del productor y la región de la que procede nuestra miel.

Las mieles españolas pasan exhaustivos controles de calidad y trazabilidad, para garantizar al consumidor que la miel que va a comprar es realmente miel 100% pura y fresca. 

El análisis de la trazabilidad, nos permitirá saber cuál es el origen de la miel desde que está en la colmena hasta que es comercializada, y también debe ser indicado en el etiquetado.

La amplia variedad de flora existente en España nos permite obtener diferentes variedades de miel según la ubicación de las colmenas.

  • Miel monofloral: es la miel procedente de la variedad de flor predominante en la zona donde está ubicada la colmena.
  • Miel multifloral: es la miel procedente del néctar de diferentes variedades de flores.
  • Miel de mielato: es la miel procedente de la savia de los árboles. En este caso las colmenas se suelen encontrar en zonas montañosas o en bosques.

De estas tres variedades de miel nacen otras muchas que heredan las características organolépticas y las propiedades de la flor o el árbol del que procede el néctar y la sabia. En España podemos encontrar miel de eucalipto, de tomillo, de brezo, de encina, miel de flores, de azahar, de romero, de naranjo…

Cada una de ellas se caracteriza por su color, olor y sabor. Podemos encontrar mieles de colores oscuros casi negras, mieles de color ámbar o mieles prácticamente blancas. El aroma puede ser floral, recordando a la flor de la que procede, o intenso. Y su sabor puede variar entre dulce, floral, suave, fuerte, amaderado e incluso con notas cítricas.

En Reina Kilama, nuestras mieles son 100% de origen español, procedentes de Salamanca, la zona noroeste de la península y el sur de España.

Entre nuestras variedades se encuentran la miel de encina, la miel de flores, la miel de eucalipto, la miel de brezo, la miel de naranjo y la miel de cantueso.