Miel Reina Kilama, miel pura sin mezclar ni homogeneizar

Miel pura

Miel Reina Kilama, miel pura sin mezclar ni homogeneizar

Una miel que contiene el 51% de miel española es considerada producto nacional y se vende como tal. 

Esto ocurre porque la miel española es considerada una de las mieles de mayor calidad del mundo por los estrictos controles que debe pasar para garantizar su pureza y frescura. Sin embargo, la mayoría de las mieles importadas suelen estar adulteradas.

Pero, en un momento en el que la población está tan preocupada por el consumo de productos saludables, ¿por qué se modifica un alimento natural como la miel si pierde parte de las propiedades que lo hacen un producto tan atractivo?

Los principales países productores de miel son China, la Unión Europea y Turquía, en este mismo orden.

La Unión Europea produce unas 280.000 toneladas de miel al año, siendo los países del sur los mayores productores, entre los que se encuentra España a la cabeza, produciendo más de 30.000 toneladas de miel al año.

A pesar de ser uno de los mayores productores de miel, la Unión Europea importa más miel de la que exporta

Dicho así no parece tener sentido, sin embargo, las mieles importadas compiten con las mieles nacionales a un precio bastante inferior, llegando en muchas ocasiones a valer casi la mitad de lo que cuesta una miel de origen nacional.

Miel adulterada

La miel adulterada contiene añadidos como azúcar, jarabe de glucosa, edulcorantes artificiales o agua, ingredientes con un precio inferior al de la miel pura.

Existe una normativa de comercialización comunitaria que debemos cumplir tanto los países miembros como los que importan la miel. Pero esta normativa no impide adulterar la miel ni indicar claramente su procedencia, tal es así que una miel procedente de China que haya hecho su última transformación en España, puede indicar en su etiquetado que es de origen española.

Por tanto, en el supermercado podemos encontrar una miel en cuyo etiquetado ponga claramente “miel de origen español” a un precio inferior y pensar que es miel 100% pura y 100% española. Pero, en realidad, la miel que vas a comprar procede de China y puede haber sido adulterada con edulcorantes artificiales, lo que justificaría la reducción en el precio.

El sector apícola de COAG y la OCU ya han expresado su descontento a la Unión Europea y al Gobierno Español ante esta ley que permite enmascarar el verdadero origen de la miel.

Las mieles con compuestos añadidos como el azúcar o el jarabe de glucosa, no suponen ningún riesgo para la salud, son compuestos aptos para el consumo.

Son embargo, a diferencia de las mieles puras, las mieles adulteradas carecen de nutrientes y sus edulcorantes añadidos aportan calorías vacías al organismo. 

En España, la miel debe pasar por un sistema de trazabilidad que permite identificar el origen de la miel desde que está en la colmena hasta que se comercializa. Son una serie de condiciones que marcan la producción, el rendimiento y las prácticas aplicadas. 

La miel pura no puede haber sufrido ningún tipo de modificación en su composición natural, pero también debe quedar constancia de todo lo que ha ocurrido en cada una de las etapas por las que ha pasado hasta ser envasada.

Según un informe realizado por el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, el 20 % de las muestras de mieles importadas no respetan la reglamentación comunitaria. Ante lo que piden un mayor control de la miel mediante análisis y mayores exigencias de trazabilidad.

En Reina Kilama, todas nuestras mieles son envasadas tal cual son extraídas de la colmena por el apicultor y siguen un estricto control de la trazabilidad. Cuando llegan a nuestra planta de envasado son analizadas en nuestro laboratorio para aprobar su calidad. Sólo así serán envasadas en frío para su posterior comercialización, sin pasar por procesos adicionales de homogeneización.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE…