Mitos y verdades sobre la miel

Miel Reina Kilama

Mitos y verdades sobre la miel

¿Quién no tiene en su casa un bote de miel? La miel es uno de los productos más utilizados desde la antigüedad, y no sólo como alimento, también por sus propiedades medicinales y sus beneficios para la salud.

Aún conociendo este manjar desde hace siglos, todavía siguen existiendo muchas especulaciones sobre el “oro líquido de las abejas”. Es cierto que muchas son reales pero otras no,  así que te vamos a contar los mitos y verdades más conocidos sobre la miel. ¡Allá vamos!

Primero queremos que conozcas todos los mitos que se cuentan de la miel e iremos razonando uno a uno.

1. La miel engorda

Es cierto que la miel está compuesta principalmente por azúcares y proporciona un elevado aporte calórico, concretamente, 304 calorías por cada 100 gramos. Sin embargo, en comparación con el azúcar, su contenido de calorías es inferior.

Además, la miel es mucho más dulce, por lo que se suele consumir en menores cantidades.

2. La miel cristalizada está mala

La cristalización de la miel es un proceso totalmente natural que tiene lugar en la miel que es 100% pura.

Probablemente este sea el mito más conocido y, en realidad, es un signo de calidad. ¿Alguna vez te has preguntado por qué la miel se cristaliza?

3. La miel es líquida

La densidad de la miel no es un factor que indique la calidad de la miel, depende de muchos factores. Puede variar en función de si el néctar procede de las flores o de la savia de los árboles, la ubicación geográfica de las colmenas, la humedad…

Existen otros factores que si indican la pureza de la miel.

4. Las cucharas metálicas se oxidan con la miel

También se ha dicho que es recomendable utilizar cucharas de madera para tomar la miel. Esto se debe a que la acidez de la miel podría producir oxidación, sin embargo, para que esto suceda la cuchara debería estar siempre dentro del tarro de miel. 

Por tanto, no pasa nada porque manipules la miel con una cuchara de metal durante unos segundos.

5. Las abejas no necesitan la miel para sobrevivir

Aunque no todas las abejas fabrican miel, las abejas melíferas, las productoras de miel, sí la fabrican para su supervivencia. Pasan los meses de floración recogiendo el néctar y el polen de las flores para obtener provisiones que las mantengan alimentadas durante el invierno.

6. La miel reduce el colesterol

Puede que se diga que la miel ayuda a reducir el colesterol porque es un alimento que en su composición no contiene esta sustancia. O porque para reducir el colesterol es imprescindible llevar una dieta saludable y la miel es uno de los alimentos que se pueden incluir en este tipo de dietas. Pero contribuir a su reducción como tal, no.

Verdades sobre la miel

¡Ahora sí! Te contamos las creencias sobre la miel que podemos corroborar que son ciertas.

1. La miel es buena para la garganta y la tos

Puede que hayas oído que la miel ayuda a curar el catarro o el resfriado, pero esto no es del todo cierto. 

Lo que sí podemos afirmar es que la miel ayuda a paliar temporalmente la tos y los dolores producidos por la infección de garganta.

Tomar una cucharada de miel ayuda a calmar la irritación y a sentirte más aliviado.

2. La miel ayuda a combatir la resaca

Seguro que muchos no sabían esto, pero sí. Gracias a los altos niveles de azúcar que contiene la miel, ayuda a regular los niveles de glucosa en el cuerpo y hace que disminuya esa sensación de mareo que puedes sentir después de una noche de fiesta.

3. La miel es más energética que la cafeína

La miel puede ser una alternativa al café muy acertada y saludable. No contiene cafeína y proporciona más energía, ya que se mantiene durante más tiempo en el organismo.

4. La miel refuerza el sistema inmunológico

Además de contar con propiedades medicinales, la miel favorece la producción de células inmunológicas

Si tomas una cucharada de miel todos los días, reforzarás tu sistema inmunológico. Pero ¡ojo!, hay que ser constante.

5. La miel no se estropea

Debemos aclarar que la miel pura no se estropea, la miel procesada sí.

La miel pura, en su composición natural, contiene propiedades antibacterianas que evitan el crecimiento de bacterias y su deterioro.

Sí debemos tener en cuenta que, con el paso del tiempo, el sabor, el aroma o la textura pueden variar. Para que esto no ocurra asegúrate de conservar la miel en un bote de cristal herméticamente cerrado.

6. La miel puede ser de varios colores

Al igual que ocurre con la textura, el color de la miel varía en función de la ubicación, la planta de la que procede el néctar, la estación del año…

Podemos encontrar dos tipos de miel:

Sólo es cuestión de gustos elegir una u otra, nunca de calidad.

7. La miel es buena para la piel y el cabello

La miel no solo tiene propiedades antibióticas, también es antibacteriana, ayuda a regular la producción de grasa en la piel y el cabello, es antiinflamatoria, combate el acné y, además, hidrata la piel y el cabello.

Esperamos que estas aclaraciones sobre la miel hayan servido para despejar tus dudas y ¡que nada te impida disfrutar de nuestro dulce jarabe de la sierra!

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE…