Polen seco: beneficios de tomar polen de abeja

Beneficios del polen de abeja

Polen seco: beneficios de tomar polen de abeja

El polen de abeja es un suplemento alimenticio rico en nutrientes que aporta grandes propiedades y beneficios a la salud del organismo. 

El polen de abeja proviene del polvillo que se acumula en el cuerpo de las abejas durante la polinización. Estos pequeños gránulos son las células sexuales masculinas de las flores. Las abejas lo trasladan de unas plantas a otras y cuando llega a una planta femenina, es fecundada y nace el fruto.

Las abejas lo utilizan para alimentar a sus larvas, ya que es una gran fuente de proteínas y minerales.

Durante el pecoreo, las abejas extraen el néctar de las flores a la vez que recogen el polen. 

Las abejas recogen estos pequeños granos de los estambres de las flores con sus patas delanteras y lo van pasando hacia las patas traseras, donde lo van acumulando hasta llegar a la colmena.

Para formar las bolitas de polen de mayor tamaño, las abejas humedecen el polen con sus glándulas salivales y lo mezclan con las gotas de néctar que regurgitan de su estómago. Así, a medida que van visitando más flores y recogiendo más polen, se va formando una bola consistente de unos 20 mg aproximadamente, con la que regresan a la colmena para almacenarla y alimentar a sus crías. Cada abeja elabora y transporta una sola bolita de polen por viaje. 

Reina Kilama es la mayor productora de polen de Europa, produciendo una media de 400 toneladas anuales.

Comenzamos la recogida de polen desde la zona suroeste de España, aprovechando las temperaturas que originan la floración temprana. A medida que avanza la primavera, vamos trasladando las colmenas para aprovechar otras floraciones.

Recogemos el polen fresco a diario y lo transportamos hasta nuestras instalaciones, donde procederemos al secado, para la producción de polen seco, o lo congelaremos, si queremos conservarlo fresco.

Para el secado, el polen pasa por un flujo de aire seco a 40ºC que reduce su humedad para que pueda conservarse mejor.

Tras someter al polen al proceso de secado, lo pasamos a la cinta de limpieza y selección de polen. Aquí se retiran los restos de abejas, flores… que hayan podido quedar y se revisan todas y cada una de las partidas de polen.

Para su conservación, utilizamos bidones herméticos en los que introducimos bolsas de polen para protegerlo de depredadores y contaminantes que puedan dañar el producto antes de ser envasado.

La composición exacta del polen varía en función de las plantas de las que procede. Al igual que ocurre con la miel, las flores presentes alrededor de la colmena son las que transfieren sus propiedades nutricionales a este alimento.

Sin embargo, así como se han realizado diferentes estudios que demuestran los beneficios de la miel, no existen evidencias científicas de que el polen ayude a mejorar la salud, lo que sí podemos saber es que es un excelente suplemento alimenticio, compuesto por nutrientes beneficiosos para el organismo.

Contiene vitaminas, proteínas y minerales que lo convierten en un alimento muy nutritivo y es una fuente de ayuda para algunas de las funciones de nuestro organismo.

El polen de abeja es un energizante natural que estimula la actividad cerebral y mejora el rendimiento físico. Incluye propiedades antioxidantes, que ayudan a proteger las células, y propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, que ayudan a reforzar el sistema inmunológico y proteger el organismo de las infecciones.

La cantidad diaria recomendada varía en función de la edad. 

  • En adultos, se recomienda un consumo diario aproximado de 30 g, lo que equivale a 3 cucharaditas de postre abundantes.
  • En niños de 3 a 5 años, lo recomendado es ingerir 12 g, 1 cucharadita de postre abundante.
  • En niños de 6 a 12 años, lo recomendado es ingerir 16 g, 1,5 cucharaditas de postre abundantes.
  • En niños mayores de 12 años, lo recomendado es ingerir 20 g, 2 cucharaditas de postre abundantes.

 

Tanto si el polen es fresco como seco, se recomienda tomar el polen de abeja antes del desayuno. Se puede consumir directamente del envase, molido o acompañando otros alimentos. Con leche, café, zumos, batidos, yogures, cuajadas, infusiones…

No conviene confundir el polen de abeja con el extracto de polen. El extracto de polen se elabora en el laboratorio a partir de una técnica artificial de obtención de los compuestos del polen de algunas plantas específicas.

En Reina Kilama, recolectamos el polen en zonas libres de contaminación donde ha sido recogido de manera natural por nuestras abejas. Posteriormente es envasado tras pasar por un proceso de secado y selección, directamente desde la colmena

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE…