¿Qué hacen las abejas durante el invierno?

abejas

¿Qué hacen las abejas durante el invierno?

Las abejas necesitan una temperatura superior a 10ºC para sobrevivir y el clima, en muchas partes del país, durante esta época puede bajar de los cero grados.

Por eso, durante los meses de invierno nuestras abejas hibernan dentro del panal para sobrevivir y cuidar de la reina.

¿Cómo pasan las abejas el invierno dentro de la colmena?

El sistema interno de las abejas no les permite regular la temperatura del cuerpo y las obliga a refugiarse en la colmena y mantenerse unidas para darse calor. Sin embargo, la avanzada estructura social de las abejas y su instinto de supervivencia, mantiene la colmena caliente gracias a sus habilidades de trabajo en equipo

Dentro de la colmena, las trabajadoras se colocan muy juntas en el centro para formar una barrera térmica en forma de “racimo” y asegurar la supervivencia de la reina, quién se asienta en la zona que alcanza mayor temperatura, entre los 32ºC y 37ºC aproximadamente.

Los zánganos mueren durante el invierno. Las abejas obreras los expulsan de la colmena para evitar la escasez de alimento y acaban muriendo de frío o hambre.

¿Cómo se alimentan las abejas durante el invierno?

Durante la primavera y el verano, las abejas guardan reservas de miel en las celdas para poder alimentarse en los meses de invierno sin necesidad de salir del panal.

No obstante, los apicultores somos conscientes del gasto energético que supone para nuestras trabajadoras realizar esta tarea, por lo que tratamos de aumentar sus reservas aportando más alimento.

Colocar el panal en un lugar seguro durante los meses de invierno

Para facilitar la supervivencia a las abejas, el apicultor debe tener en cuenta una serie de indicaciones que ayudarán a que la colonia de abejas pueda mantener los niveles de temperatura y humedad adecuados dentro de la colmena y se mantengan en estado saludable y con suministro suficiente. ¡Te las contamos a continuación!

La ubicación del apiario

Lo ideal es colocar las colmenas al sol y en un lugar seco. Así evitamos la acumulación de moho y que el aire frío y el viento la golpeen fuertemente.

También es importante proteger su estructura:

  • Subirla sobre caballetes para que la humedad no dañe el material ni penetre en el interior.
  • Protegerlas con alambrado para impedir el acceso de otros animales.


No debemos olvidar que las abejas necesitan importantes cantidades de agua, por lo que es importante contar con una fuente de agua cercana.

La orientación de la colmena

Para proteger la colmena de las corrientes de aire debe orientarse hacia el lado contrario del que provienen los vientos. Así evitamos que pueda entrar aire frío y ayudamos a que el interior se mantenga caliente cuando hace sol.

La distancia adecuada entre colmenas

Las colmenas deben estar separadas entre sí a unos 50 cm aproximadamente y colocadas de tal manera que el sol pueda llegar a todas las colmenas.

La ventilación dentro la colmena

Regular la abertura de la piquera nos ayuda a mantener la colmena ventilada y libre de humedad, sin variar en gran medida la temperatura interior.

El espacio en el panal

Dentro de la colmena vamos a colocar los cuadros separados entre sí y dejando libres los laterales para mejorar la ventilación. También es importante asegurarnos de que la colmena no está sobrepoblada para facilitar la movilidad y evitar la escasez de alimento.

Aplicar esta serie de cuidados y conocer las necesidades de nuestras abejas en cada una de sus etapas es lo que nos permite obtener miel de calidad. Son el primer eslabón de nuestra cadena y consolidarlo desde abajo es fundamental para que el resto del proceso acabe con el resultado esperado.

Porque en Reina Kilama, elaboramos la miel y seleccionamos el polen bajo los más estrictos controles de calidad.