Trucos para saber si estás comprando miel pura

Etiqueta miel pura

Trucos para saber si estás comprando miel pura

La miel se obtiene de la recolección que hacen las abejas del néctar de las flores y la savia dulce de los árboles.

La miel sólo es 100% pura cuando las abejas son las únicas que han influido en la fabricación, es recolectada y envasada tal cual de la colmena. Sin embargo, en el mercado podemos encontrar variedades de miel adulterada. ¿Quieres asegurarte de que compras miel de verdad? ¡Te contamos los trucos!

¿Cómo saber si la miel de abejas es pura o está adulterada?

La miel es un producto que posee un alto contenido en azúcares naturales, por lo que debemos consumirlo con moderación y asegurarnos de que no se le han añadido más edulcorantes posteriormente.

Pero, ¿por qué se adultera la miel si su composición natural incluye azúcar suficiente? Te lo explicamos de una manera muy fácil haciendo una diferenciación entre las características de la miel pura y la miel adulterada.

Características de la miel pura

La miel pura es aquella que fabrican las abejas, sin aditivos ni procesos adicionales. Existen una serie de características en su composición natural que son las que revelan si la miel ha sido procesada:

  • Calidad físico-química: para conocerla se miden parámetros como la conductividad, el grado de acidez y el contenido de sacarosa o de azúcares. Sustancias que proceden de los marcadores químicos de las plantas.
  • Origen botánico: el indicativo de la procedencia y la variedad floral con las que las abejas han producido la miel.
  • Parámetros sensoriales: las diferencias en el olor, el sabor y el color. Nos ayudan a conocer si la miel es multifloral, monofloral o de mielato, pues sus características sensoriales recuerdan a la planta de la que proceden.

Características de la miel adulterada

Las mieles adulteradas son mezclas de miel con glucosa o mieles de baja calidad que necesitan ser modificadas con aditivos para darle de manera artificial las propiedades naturales que tiene la miel pura.

La miel adulterada puede incluir jarabe de fructosa, glucosa comercial o edulcorantes artificiales, y así debe indicarlo su etiquetado.

Estas diferencias son las que nos ayudan a los profesionales de la miel a clasificar nuestras mieles según su procedencia, origen floral o calidad superior. Estos análisis los hacemos en nuestro laboratorio con cada partida de miel, pero ¿cómo puedes saber tú si la miel ha sido adulterada?

El etiquetado de la miel de abejas

Según un informe del Parlamento Europeo, la miel es el tercer producto del mundo más adulterado para su comercialización. Por eso, es muy importante que tengas en cuenta estos consejos a la hora de leer su etiquetado con el fin de conocer si la miel que vas a comprar es realmente pura.

Miel 100% española

Actualmente, la ley obliga a poner la procedencia de la miel en su etiquetado de manera detallada. A pesar de ello, no es obligatorio poner el porcentaje de miel que procede de cada país.

Da igual que una miel contenga un 1% de miel española y un 99% de miel importada o que, por el contrario, sea un 99% española y un 1% importada, ante los ojos del consumidor el etiquetado es el mismo.

En cambio, para la miel que procede de un sólo país si es obligatorio indicar claramente su procedencia.

Miel 100% pura

Existen productos etiquetados como miel que, en realidad, sólo contienen un 1% de miel y el resto son mezclas de otros ingredientes. Porque tampoco es obligatorio poner el porcentaje de miel que contiene el producto.

Además, la miel es el único producto alimenticio que no está obligado a poner el listado de ingredientes ni el etiquetado nutricional. Otra excepción que juega en contra de los productores de miel pura.

Para luchar contra eso, los productores que comercializamos miel 100% pura y 100% española, así lo indicamos en nuestro etiquetado. 

Por eso, el mejor consejo que podemos darte es que cuando no veas estas indicaciones en su etiquetado, ¡sospecha!

Trucos para saber si la miel es pura

Aunque el etiquetado es la evidencia más clara para conocer si la miel ha sido adulterada, te dejamos una serie de trucos muy fáciles que puedes aplicar para asegurarte de que estás consumiendo miel pura.

Agua

Vierte una cucharada de miel en un recipiente y añade un poco de agua. Mueve el recipiente de manera circular y verás cómo va apareciendo el dibujo de unas celdas como las del panal. 

Este fenómeno no ocurre, como se suele decir, porque la «miel tiene memoria genética», sino porque hay estudios que demuestran que la estructura molecular del agua capta la información del otro elemento con el que entra en contacto, en este caso de la miel pura y lo expresa con formas geométricas.

Fuego

La miel es naturalmente inflamable por su bajo contenido en agua. Si haces la prueba intentando quemar un poco de miel y ves que prende es porque es pura, de lo contrario la miel adulterada no prende porque se utiliza agua en el proceso de modificación.

Pan

Otro truco para probar la cantidad de agua que contiene la miel es sumergir un trozo de pan duro en miel. Cuando la miel es pura, el trozo de pan no se ablanda, mientras que en la miel adulterada tiende a ablandar si contiene mucha agua.

Vinagre

Añade un par de gotas de vinagre en una cucharadita de miel y podrás observar cómo espumea si la miel está adulterada. Si la miel es pura no se producirá ningún tipo de reacción.

Calor

Cuando calentamos miel pura tiende a caramelizar, mientras que la miel adulterada comenzará a hervir y desaparecerá.

En este caso debemos hacer una aclaración, decimos que la miel pura tiende a caramelizar porque al comenzar a quemarse desprende un aroma a caramelo, sin embargo, no es aconsejable calentar la miel, pues provoca la pérdida de sus propiedades y aromas naturales.

Procedencia

Comprar miel directamente a apicultores o a una marca con garantías de calidad es la manera más segura de saber que la miel que vas a comprar es miel de abejas pura.

Sin duda, la etiqueta y la procedencia son los indicadores más importantes para conocer si la miel de abeja que vas a comprar es realmente pura. 

En Reina Kilama, nuestras mieles son 100% puras y 100% españolas procedentes de nuestras abejas en Salamanca. Te invitamos a conocer un poco más sobre nosotros y nuestros productos apícolas de calidad.